lunes, 11 de febrero de 2008

Diálogo

- ¿Yo soy para ti?

- No, mi vida, no eres para mí.

- Y tú, ¿eres para mí?

- No, tampoco soy para ti.

- ¿Por qué no puedo ser para ti?

- Porque eres libre.

- ¿No puedo usar esa libertad para hacer lo que se me antoje?

- Ser libre significa no ligarse con nadie.

- Yo te quiero y quiero estar contigo. Eso me vale más que ser libre.

- También te quiero.

- Si me quieres, ¿por qué no puedes ser para mí?

- Es complicado.

- Lo único complicado aquí eres tú.

- Te quiero, pero no para mí.

- Todo esto es absurdo.

- Supuse que no entenderías.

- Cállate, ya déjame.

- Nunca te tuve, solo te quise.

- ¡No tienes el menor sentido!

- Exacto. ¿Para qué quieres para ti a alguien sin sentido?

- Porque no quiero ser libre.

- ¿No? Nada puede darte más que la libertad, no se puede pedir más de lo que te estoy otorgando. ¿Qué puede ser mejor?

- Si existe.

- No existe. Si existiera, te lo daría.

- Si hay.

- ¿Si? ¿Qué cosa entonces?

- Tu.

- ¿Yo? ¿Por qué yo?

- Porque te quiero más que a la libertad.

2 comentarios:

alexandra dijo...

esto em gustó mucho
joaqui ♥

Click dijo...

Excelente escrito, es muy bueno.