jueves, 14 de febrero de 2008

Carta para todas por San Valentín

Hola chicas. Para serles honesta, no sabía como empezar. La verdad, todavía no se como voy a hacer para explicarles todo lo que he sentido estos últimos días. Mis dedos corren por las teclas, como hechizados, no se si lo que termine de escribir tenga algo de sentido, pero veamos, lo intentaré.

Para empezar, se preguntarán tanto como yo por qué les mando este mail, si casi no hemos hablado desde hace mucho. Incluso desde antes de abandonar el colegio. Que raro suena, ¿no? Abandonar el colegio. Todavía me cuesta aceptar que nunca más voy a usar la falda escocesa a cuadros que esta en mi cajón, ni mucho menos las medias que se chorrean, porque se les estiro el elástico. Todavía no puedo constatar que ya nunca mas voy a volver, me cuesta mucho aceptarlo.

Bueno, el propósito de este mail no es hacerles recordar el colegio, sino intentar poner en papel y tinta lo que tengo en mi cabeza. No saben todo lo que he tenido que pasar estos últimos meses, no saben la falta que me han hecho. He estado en una “crisis mental”, si se puede llamar así, porque todas las penas de mi vida se juntaron en un momento y exploté. Mi separación de ustedes fue, en parte, para que no se dieran cuenta de lo que tenía, para ahorrar problemas. Y una vez más, Joaquina Maldonado se come palabras y deja todo a su pesar. Ahora que estoy mejor, no se como no les pude contar a todas lo que tenía. No lo entiendo. No me entiendo.

Ustedes saben mejor que nadie que me encanta mi cumpleaños porque siempre hago lonchecitos y esas cosas, pero chicas, este cumpleaños fue el peor de mi vida. Si no hubiera sido por Dona, no se que hubiera hecho. Me pase toda la tarde llorando, sola, en el sillón. Era mi primer cumpleaños sin amigas. No saben todo lo que me costó articular una sonrisa y decir “bien” cuando la gente me preguntaba que tal la había pasado. Fue uno de los golpes más grandes de mi vida, no es chiste.

Ese es un ejemplo de varios que he pasado. No es que me de la razón, la estúpida aquí fui yo, no ustedes, por no poder confiar en mis amigas de toda la vida. Ahora que veo todo de otra perspectiva, ¡me arrepiento de tantas cosas! Me arrepiento de no haber ido al lonche navideño, me arrepiento de no tener fotos con ustedes en la prom y, principalmente, me arrepiento de comerme las palabras que hubieran sido tan útiles para ustedes y para mi, pero ¿saben qué? No pienso comerme las palabras nunca más. Desde ahora les voy a decir todo lo que les tengo que decir. Desde hoy voy a empezar.

Las amo. Les aseguro que no se pueden imaginar todo lo que significan para mí. Cuando han estado conmigo brillaron con su presencia, y cuando intente opacarlas ni siquiera conseguí que su ausencia deje de brillar. No saben lo importante que pueden ser para mí, ahora que lo veo todo desde arriba. No saben toda la falta que me han hecho. No saben cuanto me arrepiento de no haber estado con ustedes en los momentos finales y, sobre todo, no saben cuanto las he extrañado.

Espero que este mail les haya llegado a algunas, ojalá que después de esto podamos ser amigas otra vez. No se olviden nunca que forman parte de mi corazón, y que las necesito para que este siga latiendo. Por favor, no me olviden nunca, que yo nunca las voy a olvidar. Les deseo la mejor de las suertes ahora que empezamos un nuevo camino, un cambio radical, pero que estoy segura que todas van a poder superar.

Las adoro.

Joaquina

1 comentario:

alexandra dijo...

oye joaqui no sabia q tenias blog :}
ahora te agregoa mis VINCULOS :}


te amo, aunq no sea martes ni jueves :(